MEDIA abut us


Here you can find interviews, reportage’s and stories about GoTiraspol Hostel activities published by bloggers, Nes Agencies, and story tellers.

Short interview with blogger Diario Viajeroes from Spain.

Viaje a la misteriosa Transnistria
bl06
Download PDF Article here: Viaje a la misteriosa Transnistria

Entre Moldavia y Ucrania, a la orilla del río Dniester encontramos a la enigmática y misteriosa Transnistria. Una región que para las autoridades europeas forma parte de Moldavía, pero que en la realidad se trata de un estado de facto con su propia moneda, policía, leyes, parlamento, etc,…

Su independencia fue en 1992, tras una sangrienta guerra civil contra Moldavia, desde entonces, ningún país miembro de las Naciones Unidas ha reconocido su independencia. Únicamente tres países no miembros que están en similares condiciones, Abkhazia, Nagorno-Karabakn y Ossetia del Sur.

Sin entrar en cuestiones políticas, para acercarnos a las dificultades que pueda resultar vivir en un país no reconocido internacionalmente, hablamos con Dmitri, dueño de Go Tiraspol Hostel, un alojamiento turístico situado en Tiraspol. Desde donde realizan excursiones para conocer el país.

 

Viaje_a_transnistria_3
Primero de todo. Te agradecemos tus respuestaa sobre tu país.
¡¡Estáis bienvenidos!!

 

¿Como podemos llegar a Transnistria desde Moldavia? ¿Es posible llegar desde Ucrania? Que camino nos recomiendas?
Por favor, lean nuestro blog para más detalles: https://gotiraspol.wordpress.com/travel/getting-in-out/
Yo recomiendo ir en tren para conocer más gente interesante, pero mediante Marshrutka (taxi-autobús) es el camino más rápido.

¿Cuales son las mejores atracciones para el visitante?
Depende de los deseos particulares de cada visitante/grupo. Pero recomiendo ver la fortaleza Bendery, el Monasterio Kitskani, las pirámides Transnistrias, la playa del soldado soviético, diferentes museos públicos y privados, la fábrica Kvint, rafting en el Dnieper, vuelta a la ciudad en bici, barbacoa en el bosque Kitskani. Para aquellos que quieran, podemos ofrecerles una oportunidad de esperiencia rural con tradiciones domésticas como comida tradicional rural o discoteca rural.

¿Cuales son los principales problemas para los ciudadanos de Transnistria?
Pienso que cada persona en Transnistria tiene sus propios problemas que no son muy diferentes a los españoles, pero aquí la escala es diferente.

Viaje_a_transnistria_4

¿Cuales son los principales deportes y aficiones para los Transnistrios?
Por supuerto, el fútbol. Incluso tenemos nuestro propio equipo de fútbol “Sheriff”.
Personalmente me divierten mis ejercicios matutinos in el gimnasio. A la gente en general le gusta salir. Practican deportes marciales, pero en general pienso que en Transnistria se está esperando la oportunidad de introducir nuevas aficiones de otras partes del mundo. Con optimismo esperamos que la situación mejorará en el futuro.

¿Cuales son los pasos que debe seguir una pareja cuando tiene un hijo? ¿Deben registrarlo a las autoridades moldavas? Si no lo registras. ¿Puede ir ese niño a Europa o Rusia en el futuro?
Si has nacido en Transnistria sólo tienes el pasaporte de Transnistria. Este documento te permite registrar tu casamiento, tu muerte y la fecha de nacimiento de los hijos. Si quieres viajar fuera de Transnistria y Moldavia, tu debes obtener la ciudadanía moldava y su pasaporte, el cual te permite viajar a la Unión Europea, Rusia, Ucrania o cualquier otro. Cada uno decide que pasaporte es según sus raices culturales, para los niños es necesario comprobar los procedimientos de registro y movimientos.
¿Cuales son los pasos para ir a España por ejemplo? ¿Es más fácil ir a Rusia? ¿Qué pasos se deben seguir?
Si tienes pasaporte moldavo sólo tienes que comprar un billete y volar a España.
Si tienes pasaporte ruso o ucraniano necesitas usar un visado español en Bucarest (Rumanía) o Kiev (Ucrania)

Viajar a Rusia:
Es difícil viajar via Ucrania con pasaporte ruso.
Fácil para poseedores de visado de Moldavia.
Imposible para poseedores de visado Transnistrio.
Fácil para poseedores de visado ucraniano.

Cuando una persona pierde su trabajo en Transnistria. ¿Existe un subsidio de desempleo? ¿Hay mucha gente en paro en el pais?
Sí, existe un seguro de desempleo entre 20 USD y 40 USD. Mira el enlace
http://ef-pmr.org/zanyatost/posobia-bezrabotica/
Sí, es muy difícil encontrar un trabajo hoy en día en Transnistria.

Viaje_a_transnistria_1¿Cual es el salario medio?
La media está entre 150 y 200 USD por mes.

¿Cuantos días de vacaciones tenéis cada año?
Si trabajas a jornada completa, es oficialmente 28 días.

¿Qué hace la gente en vacaciones en Transnistria?
Aquellos que se lo pueden permitir tienen afición al mar. Ellos van a Odessa o Zakoka (Ucrania)
Aquellos que no se lo pueden permitir (la mayoría) gastan su tiempo en el río Dniester, en el centro de rehabilitación Kamenka o ellos recolectan sus cosechas en sus casas de campo soviéticas (Dachas).

¿Tenéis permisos de maternidad cuanto tenéis un hijo? ¿Cual es la edad de jubilación?
Sí. el permiso de maternidad es 1 año y medio.
La edad de jubilación es 60 para los hombres y 55 para las mujeres. Hay diferentes variantes que pueden afectar esas fechas como: número de hijos, años trabajados, experiencia, etc,..

Si visitas Europa, es necesario conseguir Euros. ¿Es díficil para una persona que vive en Transnistria? ¿Y rublos rusos?
No en ambos casos.

¿Cuales son los mejores trabajos en Transnistria?
Aquellos en que los que te pagan más son 400 USD al mes después de impuestos. Tu puedes trabajar para la compañía Sherif o algunos puestos de funcionarios (aduanas, Banco Nacional de Transnistria).

¿Qué piensas sobre el futuro del pais? ¿Cerca de Moldavia? ¿Cerca de Rusia? ¿Cual es el sentimiento general de la gente?
Yo estaba más seguro en esta cuestión antes de la crisis de Crimea pero ahora no se que ocurrirá en esta pacífica tierra. La sociedad local es muy variada en esta cuestión también.
Podría no ser honesto al contestar a esta pregunta. En las cocina de su casa afirman una cosa y en la escena ellos defienden totalmente la contrario. Esta es la herencia post-sovietica para ejercitar nuestras mentes y nuestro aguante.

Por último. ¿Nos podrías sugerir alguna banda de rock, pop o ska?
“ФРЭНСИС”, “HEAVEN”, “LONGA”, “Rolling Train”, “Дождь”.

********************************************************************************************************************************************

An article by Juan Pablo Villarino and Laura. Great bloggers traveling around the World!

BIENVENIDOS A TRANSNISTRIA: EL PAÍS QUE NO EXISTE

Pero nunca antes había estado en un país que, a pesar de ser independiente en la práctica, no aparece en los mapas, ni desfila bajo ninguna bandera en los Juegos Olímpicos —a pesar de tener bandera—. La República Separatista de Transnistria (oficialmente, Pridniestrovia Moldovska Republika) no es reconocida por ningún país miembro de las Naciones Unidas, y mucho menos por Moldavia, dentro de cuyos límites se ha declarado soberana en 1990. No-reconocida por los gobiernos, y des-conocida por la mayoría de los 7 billones de humanos del planeta, la pequeña república de 555.000 habitantes se abre paso sin que nadie le dé órdenes. Y mal no le va, lleva 25 años de historia, orquestados entre excentricismos y naufragios.

Visitar un país que no existe, como Transnistria, es por definición más complejo que visitar uno real, como Francia digamos.  Si algún lector todavía está confundido, a no panickear pero sí permanecer atentos. No se me ocurrió escribir ficción de la noche a la mañana, Transnistria existe en serio, aunque no exista para los diplomáticos. (Ya se verá más adelante, el enredo se vuelve enternecedoramente prometedor cuando aparecen diplomáticos de países que tampoco existen pero que sí reconocen a Transnistria). Como dije antes, hubo que hacer logística.

tiraspol

Amor por la patria aunque no exista.

Si querés ir a Francia vas al mostrador de la aerolínea y decís: Buenos días señorita, deme todo esto de pasajes a Francia. Pero viajar a Transnistria fue distinto. Primero, hubo que tramitar la costosa visa para Moldavia y, por supuesto, ni había que insinuar que  pretendíamos visitar Transnistria, la provincia rebelde autodeclarada soberana.  Una vez en Moldavia, hubo que investigar las formalidades para cruzar la frontera interna con el mencionado estado de facto sin ser acusados de espías y así llegar a Tiraspol, la capital de Transnistria.  Una vez allí, había que descifrar las burocracias soviéticas del caso para registrarse y permanecer por más de las 24 horas permitidas. Básicamente, teníamos que buscar la manera de permanecer legales dentro de un país ilegal.

¿Y por qué molestarnos tanto? ¿Vale la pena? Transnistria no tiene cordilleras famosas, ni ciudades fotogénicas.  En cambio, es el último país europeo en sostener los emblemas comunistas y embanderar sus calles con hoces, martillos y estatuas de Lenin, un témpano sobreviviente del colapso de la Unión Soviética. ¿Qué tanto habría de cierto en que Transnistria era el último bastión estalinista en Europa, el único en sobrevivir a la caída del muro de Berlín? Como sea, Había que ir para averiguarlo.

Desde Chisinau, la capital de Moldavia, en sí el país más pobre de Europa, viajamos 75 km hacia el sur.Apretando los dedos dentro de los guantes soportamos los dos grados bajo cero de temperatura mientras hacíamos autostop. En trece minutos frenó una pareja que hacía la mitad del camino, y en donde nos dejaron sólo esperamos dos minutos por un tramo directo hacia Bender, ciudad repartida entre Moldavia y Transnistria, y donde se produjeron los peores enfrentamientos durante la Guerra Civil de 1992 que selló las diferencias y dictó este extraño futuro de coexistencia e indiferencia.

rublo de transnistria

Justo antes de Bender está la frontera. No es una soga cruzada en la ruta con dos o tres encapuchados a lo zapatista, sino una instalación hecha y derecha, con guardias y burócratas sellando papeles tras ventanas mínimas.  Vi el enorme letrero con el escudo de Transnistria, luciendo los anacrónicos hoz y martillo amparados por una elipsis de espigas de trigos. El corazón me latía con ese ritmo único, incluso distinto al del amor, que él sabe acompasar cuando cruza una frontera exótica.

Diez años antes, en 2005, había fallado en mi primer intento de llegar a Transnistria, cuando fui rebotado de la frontera entre Ucrania y Moldova, viniendo desde Odessa. Esta vez, tuve mejor suerte. Le dijimos al oficial que nos atendió que nos queríamos quedar tres días y le dimos la dirección del contacto que nos alojaría. El hombre no nos selló el pasaporte. En cambio, nos dio un papel que acaba de salir de una impresora, en donde decía que teníamos hasta las 12:34 del día siguiente para salir del país. Si queríamos quedarnos más, debíamos registrarnos con la Milicia local. Lo importante era que estábamos adentro. El conductor nos dejó en Bender, y nos regaló 10 rublos para que pudiéramos tomarnos el trolebús que conecta con Tiraspol, ya que no teníamos moneda local.

A Dimitri, nuestro entusiasta anfitrión, lo contactamos por Couchsurfing. Era médico, hablaba perfecto inglés y había, además,  estudiado business administration en Londres. Como el sueldo de un médico en Transnistria no era alto, intentaba transformar en hostel su departamento en un barrio de monoblocks de Tiraspol.  Al publicarse este post, el hostel ya abrió sus puertas. Se llama Go Tiraspol, y queda en la calle Lenina 28.  Lo pueden contactar via la Fan Page linkeada, o a través del blog del hostel.

estatua de lenin

Estatua de Lenin frente a la sede del gobierno.

Me imagino pocas situaciones más adrenalínicas para un viajero que caminar por la Avenida 25 de Octubre de Tiraspol. El shock sobreviene al instante, cuando uno se enfrenta al perfil marmóreo de una estatua de Lenin, estilizado con su capa al viento, frente a la sede del gobierno de Transnistria.Mientras en el resto de la exURSS los bronces de los viejos líderes comunistas fueron derribados a martillazos o apilados en sótanos, en Transnistria este tipo de reliquias soviéticas son maternalmente cuidadas y mantenidas por fondos públicos. Me quedé boquiabierto, y no había visto nada.

El ancho boulevard —lo suficientemente ancho para hacer desfilar tanques y lanzamisiles— estaba dividido por una franja parquizada donde se lucía un letrero gigante con una hoz y un martillo en el centro del escudo nacional y las fechas 1990-2014, celebrando la proclamación de la independencia de Transnistria.

¿Pero en base a qué proclamó Transnistria su independencia? Moldavia era una de las repúblicas socialistas soviéticas que formaba la URSS desde 1940. Cuando en 1990 la última comenzó a desmoronarse, Moldavia no sólo recuperó su autodeterminación y soberanía, sino que inició un proceso de revalorización cultural, declaró el moldavo el único idioma oficial y abandonó el alfabeto cirílico a favor del latino. Pero en Moldavia no habitaban solo moldavos, sino que había una fuerte presencia rusa y ucraniana, entre otras. Se habían asentado dos siglos antes en la franja oriental del río Dniestr —de allí Transnistria— cuando el general Suvurov había anexionado la zona al Imperio Ruso. Por ende, mientras Moldavia (y otras 15 ex repúblicas soviéticas) se separaban de la Madre Rusia, este bolsón étnico ruso dentro de Moldavia pataleaba en contramano de la historia para seguir siendo parte de la URSS, rimbombantemente orgullosos de ser bebedores de vodka y zapateadores de mamushka.

Como si el Muro de Berlín no hubiera caído nunca.

Como si el Muro de Berlín no hubiera caído nunca.

El problema no era menor, porque la Rusia comunista con la que se identificaban agonizaba. Gorbachov, temeroso, optó por no reconocer al nuevo país que el 2 de septiembre de 1990 se autoproclamó independiente con el largo nombre de República Socialista Soviética Moldava de Transnistria, oПриднестрóвская Молдáвская Респýблика , abreviada PMR. Lejos de apichonarse, Transnisitria redactó su propia constitución, compuso un himno, sacó de la galera el rublo de Transnistria como moneda nacional y prosiguió a elegir a Igor Smirnov como presidente.

Moldavia intentó suprimir los ánimos secesionistas, y en 1992 se desató una breve guerra civil. Transnistria tenía la ventajita de que el 14º Ejército Ruso, había quedado varado en ese territorio límbico, y con un par de chirlos contundentes mandó a las tropas moldavas con la cola entre las piernas. Nadie más volvió a joderlos. Moldavia sigue considerando a Transnistria como una leadership rebelde en su propio territorio, asterisco aparte, “sobre el que no tenemos control oficial”. Aunque ningún país brindó reconocimiento a Transnistria y se formaron comisiones europeas para solucionar la disputa, a los fines prácticos el país se autogobierna a su antojo.

Cruzando desde la sede del gobierno, un tanque T-34 emplazado como monumento, recuerda la recuperación de la ciudad de las garras del nazismo, por parte del Ejército Rojo en 1944. A pesar de estar rodeados por pura y dura memorabilia comunista, no hay que confundirse. Esos emblemas están allí para reforzar los vínculos históricos con la Madre Rusia, no como reivindicación del comunismo como sistema político. Transnistria no tiene  nada de comunista. A pocos minutos del tanque, por la misma avenida, se alineaban modernos cafés con wi-fi que ofrecían sushi. De hecho, creo que Tiraspol debe ser la única ciudad del mundo donde podés comer sushi a pocos metros de una estatua de Lenin. El café se llamaba Seven Fridays, y también nosotros nos sentamos a compartir con los locales la bizarra situación de atenazar un rollo de salmón y roquefort con finos palillos de madera mientras Lenin seguía, en vano, señalando en dirección a las granjas colectivas y el estiércol.

T 34

El tanque T-34, casi un símbolo de Tiraspol.

Homenaje a veteranos de la II Guerra Mundial.

Homenaje a veteranos de la II Guerra Mundial.

El espíritu navideño, también presente en Transnistria.

El espíritu navideño, también presente en Transnistria.

Disneyblock.

Disneyblock.

Pensé que, quizás, quienes habían desmonumentado a Lenin del resto de Europa del Este habían tenido piedad. Era a lo mejor más digno derribar sus monumentos que exponerlos a la flexibilidad de los tiempos que vendrían, a las publicidades de tablets, a los Hummer conducidos por los capomafia locales. Caminando un poco más encontramos un salón de fiestas infantiles. Funcionaba en un antiguo monoblock soviético, pero la entrada había sido modificada para simular el castillo de Disney, con dibujos de la Sirenita y el ratón Mickey aquí y allá. Saluden al Camarada Mickey. Por supuesto, a medida que te alejás de la avenida principal hay menos sushi y más Ladas, pero el camino está marcado…

Por toda la avenida vimos posters que recordaban a los héroes locales caídos en la II Guerra Mundial, portarretratos de ancianos condecoradísimos. Los autobuses tenían ploteada la bandera tricolor rusa y el lema “¡Con Rusia hacia el futuro!”. Para Dimitri, esta conexión con las glorias pasadas era indispensable porque, sin ellas, el día a día en Transnistria sería todavía más gris. Dimitri se reía del tragicómico destino de su terruño natal sin complejos, y por eso era el guía ideal: tenía el conocimiento local, pero la neutralidad suficiente para abordar cualquier tema sin dogmas ni lealtades.

Uno de los blancos favoritos de las risas de Dimitri era el desfile anual de novias. Para el día de la independencia, cientos de mujeres con vestido de novia desfilan por la avenida 25 de octubre donde poco antes pasaron los tanques y batallones. Dimitri dice que en teoría, la albea movilización celebra las oportunidades femeninas en Transnisitria. Nadie parece objetar a la idea del casamiento como símbolo de la oportunidad, pero esto es Rusia. Como es Rusia, no hay que esperar al día de la independencia para ver chicas coquetas caminando por la calle. Ninguna sale sin maquillaje, botas, carteras, aunque sólo vayan a la panadería. Dimitri cuenta que en sus prácticas hospitalarias vio muchos casos de mujeres con problemas de circulación, consecuencia de hacerse las lindas en minifalda con treinta grados bajo cero…  Bien podrían tropezar con su príncipe azul en invierno, y hay que dar una buena primera impresión.

transnistrian girls

Las apariencias son algo muy importante en Transnistria.

gorros raros

Algunas chicas salen a la calle con gorros realmente extraños…

chicas con globos

….y todas tienen alguna clase de accesorio.

Como todo nos parecía cada vez más interesante, decidimos quedarnos más días. La extensión de nuestra visa no era un trámite sencillo. El padre de Dimitri, dueño del departamento, debió acompañarnos a la oficina de la Milicia local, y presentar el título de propiedad del inmueble y declarar que nos quedábamos bajo su tutela. Una mujer regordeta, pálida y de labios rojos como frutillas tomó los papeles y regresó con más papeles que aprobaban la petición.

La situación me permitió observar más de cerca los documentos locales:

— Soy ciudadano de un país que no existe — dice el padre con sarcasmo.

Me extiende su documento de identidad, una libretilla roja de mala hechura con la hoz y el martillo y la palabra “Pasaporte” en cirílico. Es casi una expresión de deseo, porque para salir de su país, los transnistrianos deben utilizar pasaporte de alguna nación reconocida. Eso no les representa ningún problema: casi todos ellos tienen nacionalidad de Moldavia, Rusia o Ucrania. Como las facilidades médicas son de baja calidad, muchas mujeres van a parir a la vecina Odessa, en Ucrania. Así, oficialmente, muchos transnistrianos son moldavos que nacieron en Ucrania y hablan ruso…

Después del trámite fuimos todos al departamento a tomar té con coñac local Kvint. Había comprado una botella por sólo tres dólares. Dicen que aquí se producía el mejor coñac de la Unión Soviética, lo que explica los racimos de uvas en los emblemas oficiales. La conversación giraba en torno al no reconocimiento internacional del país. No podía entender por qué Rusia, que meses antes había tomado posesión de Crimea por ser de población mayoritariamente rusa, no aplicaba el mismo criterio de “las fronteras de la sangre” con Transnistria y la ponía bajo su manto.

— Es que este statu quo es más rentable…

Dimitri me explicó que mientras Transnistria siguiera estando entre líneas punteadas, Rusia podía amenazar a Moldavia con reconocerla si ellos los moldavos ingresaban en la OTAN o en la Unión Europea. A su vez, Moldavia recibía fondos europeos millonarios para resolver el problema, con funcionarios que cobraban sueldos para dedicarse exclusivamente a la coordinación de las relaciones con este estado-huésped.

lada monoblocks

Camino al hostel de Dimitri, uno parece adentrarse en la Rusia del pasado.

pasaporte transnistria

El documento de Dimitri. En letras cirílicas se lee: “pasport”.

Mi otra pregunta es de dónde sacaba la diminuta Transnisitra presupuesto para financiarse. Me interesaba saber porque, durante 20 años, era un secreto a voces que la republiqueta se nutría del tráfico de armas filtradas desde la base rusa estacionada en su territorio, sumado al ocasional contrabando de drogas y personas. En Rumania el chiste susurraba que en Transnistria la proporción era de cien prostitutas cada cien habitantes. Según Dimitri, hoy día, los fondos provienen del gas. No porque Transnistria tuviera reservas, sino porque le vendía a su propia gente el gas que Rusia le enviaba de regalo. A su vez, Rusia le reclama a Moldavia una deuda de 3 billones de dólares por ese gas ya que, según los propios moldavos, Transnistria es parte de su territorio. En jaque mate, los moldavos no podrían de golpe contradecirse y decir que, en este caso, no tienen nada que ver con Transnistria.

El mismo gobierno de Smirnov (presidente de 1991 a 2011) había sido considerado de los más fraudulentos del planeta. Según observadores internacionales, en las elecciones de 2001, el presi-dictador habría obtenido en un distrito algo así como el 103,6% de los votos… El hombre anunció que se retirará de la política cuando Transnisitria sea reconocida internacionalmente. Por ahora, no la reconoce ni el corrector ortográfico de mi procesador de texto…

La causa tiene, internacionalmente, pocos simpatizantes. Es más fácil que alguien se ponga una remera que diga “Free Tibet” porque estás bancando a mojes budistas que meditan, comen comida vegetariana y hacen mandalas. Pero ¿quién se va a poner al hombro la causa de un montón de rusos ansiosos por desfilar con tanquetas en la era del Facebook y la estevia?

El departamento de Dimitri también mostraba esta era de transición, en que una época se vierte líquidamente sobre su sucesiva.  Fui a buscar una cucharita para el té, y encontré un juego de cubiertos con la estrella comunista aún brillando en sus mangos. “Eran  de mi abuela” — me cuenta. Ahora, comparten espacio con palillos de sushi. Parece que Seven Fridays también hace delivery…

mapas de la urss

Té con coñac y los mapas de la URSS.

cubiertos rusos

Los cubiertos de la abuela.

Hay una nebulosa de objetos desfasados como los cubiertos de la abuela de Dimitri, que dan vueltas por Transnistria sin que nadie sepa bien qué hacer con ellos. En una librería encontré un remate de atlas escolares, edición 1991, con detallados mapas de la Unión Soviética, mostrando su expansión durante la guerra y sus riquezas naturales. Lo hojee cuidándome de no demostrar excesivo entusiasmo. Países como Armenia o Lituania, y desde ya Transnistria aparecían aún dentro de los infinitos bordes de la URSS. Imprimir miles de textos escolares sobre un país que estaba por desaparecer meses después sólo podía terminar en un exceso de stock. Para mí era un pequeño tesoro, y sólo pagué por él 10 centavos de dólar.

Al día siguiente seguimos explorando la capital del país secreto de Europa. Nos levantamos temprano para ir al Mercado Central, que está detrás de la estatua del general Suvurov, y encontramos las típicas mujeres rusas, con pañuelos o gorros de lana en la cabeza, vendiendo miel, pepinillos, ajo, hortalizas o pescado…

Vendedora del mercado, Tiraspol.

Vendedora del mercado, Tiraspol.

gaz pobeda

AL mercado en familia en un GAZ Pobeda de los sesenta.

En la avenida principal —la misma de los cafés fashion con sushi— encontramos, mirando con atención, otras rarezas.  En el segundo piso de una casa de cambio ondeaban dos banderas  que ni Laura ni yo pudimos identificar. Al acercarnos nos dimos cuenta que se trataba de las embajadas de Osetia del Sur y Abkhazia, otros dos estados post-soviéticos que se proclamaron independientes de Georgia y que son reconocidos solamente por Rusia, Venezuela, Nicaragua y Naurú. Como es predecible, Transnistria y sus amigos invisibles, a falta de una comunidad internacional que los confirme, se han reconocido entre sí e intercambiaron embajadores, en una especie de reverencia entre fantasmas.

El resto de la mañana la usamos buscando otro elemento de mi wish-list de Transnistria: sus monedas plásticas. Transnisitra se transformó, en 2014, en el primer país en emitir monedas de plástico compuesto. Las quería para mi colección, pero eran tan raras que los mismos locales las guardaban como souvenir. Caminamos por todos los comercios sin éxito hasta que el cajero de un banco declaró tener dos o tres repetidas, y accedió a vendérmelas si, además, compraba una botella de vino casero que hacía su suegro. Toda el episodio de desarrolló en una plaza, con un ligero aire a negocio ilegal, en fin, una experiencia transnistriana.

Pero quizás lo más bizarro fue la excursión a las Pirámides. Porque en Transnistria hay pirámides… pero no son obra de un faraón sino de Mikhail Solovyov, arquitecto local que aseguró haberlas construido para recargar las energías y salvar al pueblo de Transnistria. Oficialmente, las dedicó al 3º centenario de la armada rusa, ocurrido en 1996. En medio de la llanura infértil, junto a la aldea de Vladimirovka, aparecen de golpe tres pirámides de metal, la más grande del tamaño de una casa pequeña. El desconcierto es total cuando entrás y ves en el cuatro camas en el centro, conectadas a cables que bajan desde el vértice de la pirámide. El constructor asegura que la pirámide concentra la energía del ambiente y la combina con el poder sanador del cobre, la plata y el magnesio.

piramides transnistria

¿Para qué ir a Egipto si Transnistria tiene pirámides?

Interior de las pirámides de Transnistria.

Interior de las pirámides de Transnistria.

Interior de Transnistria, deep in Soviet lands...

Interior de Transnistria, deep in Soviet lands…

Mosaico soviético en la entrada a una aldea.

Mosaico soviético en la entrada a una aldea.

Antes de llevarnos a la ruta para hacer dedo de vuelta hacia Chisinau, Dimitri nos entregó un certificado de visita a su extraño país. Para nosotros era, además, el término de nuestra gira europea 2014. Desde mayo estábamos dando vueltas por Europa, recorriendo España, Francia, Alemania, Suiza, Italia, Albania, Kosovo, Macedonia, Bulgaria, Rumania, Moldavia y ahora, cerecita del postre, Transnistria. Habían pasado 8 meses y decidimos regresar a Argentina para las fiestas. Próximo viaje largo: ¡África! (desde mediados de enero, en este mismo blog) ¡Buenos Caminos!

*****************************************************************************************************************************************

How to visit Transnistria: an interview with the founder of ”Go Tiraspol”
DSC00622

Dmitri Gavrilov runs a hostel in Tiraspol and keeps the Go Tiraspol blog, where he writes about life in Transnistria. We decided to interview him and find out more about tourism in the breakaway republic.

-How did you come up with the idea and how long have you been running this business?

The idea was formed based on the volume of the people interested in exploring Moldova and Transnistria. For the last 10 years, since I learned the English language I have been discovering both Moldova and Transnistria with my visitors, trying to show the uniqueness of our Black Sea region.

-How is the market: do you have much competition?

Oh Yes, and I like that in 70% of the time we all cooperate with each other. For example if one has no place to accommodate a guest we can re-direct them to other company or individual in order to make a tourist feel secure and welcomed.

-Why visit Transnistria? How do you advertise it as tourist attraction?

Why to visit any other Post Soviet Countries. The answer is simple, because it is unique and very special of its recent historical events. Moldova and Transnistria are special for a few reasons: it is secure to travel with kids and elderly people, cheap shopping in Tiraspol, a lot of Soviet monuments and buildings, very tasty and cheap food and alcoholic drinks, city night life in unique in its development process. For those who like sport we offer bicycle and kayaking trips on river Dniester. Basically anything is possible to organize on both sides of wonderful river Dniester.

-What fees do you charge? Are they fixed or flexible, negotiable?

It depends on the requirement and it is certainly negotiable. As this is my part time activity, even hobby, I can even organize a tour for free. I basically do this now. Money is not my personal priority in this project but it is a multifunctional tool.

-Tell us about the charity stuff you have going on.

That is my personal passion and desire to try to help to people in need. Without this component I would never start this initiative. The area where I live is special because of the people who live around. There are few families which are straggling in their everyday life so I decided to help them on regular basis with what I can afford to myself. Of course there are many other people in need in different cities of Moldova and Transnistria but I try to concentrate more on my level of expertise for the moment. I believe in humanity and sincerity of our society.

-Who comes to Transnistria? What professions and nationalities?

Very different people, such as backpackers, volunteers, missioners, journalists, aircraft pilots, track drivers and many other professionals. What is more important all of them come as tourists not like professionals. I prefer to meet individuals not representatives of different companies with corporate antiques.

-Do you have regular customers or people who have returned a couple of times?

Yes, and I am proud of this. There are few groups of tourists from USA, UK and Hungary who came to stay with us on Victory Day in 2013, 2014 and now in 2015.

-How tourist-friendly is Transnistria, given the KGB, the militia and the Russian troops?

Ha-ha-ha-ha, this is what tourists read before they come to Moldova in general. I think this question can be better answered by tourists. You can have a look on a few interviews on our YouTube channel https://www.youtube.com/channel/UCioc2FfudqN44-fgVgewEhA .

-Have you or any of your customers ever had any problems or difficulties with the authorities?

The only time when I see authorities is when I pass the checkpoint and when visiting the migration office in Tiraspol, it is a usual routine.

-What do these tourist expect initially and what are their impressions when they live? What is that impresses them most?

There are a few types of tourists who come to Transnistria and Moldova. First type know that it is not a gangster paradise and people live their everyday life as anywhere in European continent. Of course there are some local specific issues related to security and social justice on both sides of river Dnister.

Another type of tourists come with concrete impression and vision based on internet propaganda about Moldova and Transnistria. The most common propagandistic effects result in: 1) in Moldova (and Transnistria) there are lots of beautiful easy going young women desperately in need to marry a foreign men; 2) In Transnistria you can buy nuclear bombs unlimited from babushka on every corner; 3) you have to bribe some officials to get through the border 2 times (coming IN and OUT); 4) you can be arrested, detained and tortured if you overstay in Transnistria.

These rumors are created usually by travelers and media who have no clue about what is going on in real life in Moldova and Transnistria. Go Tiraspol is breaking stereotypes and prejudices in its every day work. I would advise to watch some of the interviews on Go Tiraspol YouTube channel https://www.youtube.com/channel/UCioc2FfudqN44-fgVgewEhA

 

Advertisements
%d bloggers like this: